Tratamiento de la Impotencia Psicológica y Emocinal

Tratamiento de la Impotencia Psicológica y Emocinal

Si crees que estás sufriendo de impotencia psicológica, no te desanimes. Es un problema común que, afortunadamente, se puede tratar fácilmente. Echemos un vistazo a algunas opciones efectivas para recuperar el control.

Hablar con un terapeuta puede ayudar

Aunque la disfunción eréctil es un tema delicado y un asunto privado que a la mayoría de los hombres no les gusta discutir, hablar con un terapeuta puede ser útil. También ten en cuenta que este es un espacio seguro en el que estás protegido por confidencialidad.

La terapia es una forma poderosa de atacar cualquier sentimiento de culpa, vergüenza, ansiedad o insuficiencia que pueda subyacer a sus dificultades eréctiles. Resolver tus problemas psicológicos o problemas de relación con un profesional de salud mental puede ayudar a eliminar los efectos que esos problemas tienen en tu desempeño sexual.

Considera el uso de imágenes guiadas

La terapia de imágenes guiadas ha demostrado ser muy efectiva en el tratamiento de la impotencia psicológica. Por ejemplo, las investigaciones encontraron que el 70% de los hombres tratados con imágenes guiadas y reeducación sexual lograron superar su impotencia mental y pudieron obtener una erección cuando lo deseaban.

La terapia de imágenes guiadas es similar a la meditación guiada. Se le pide al cliente que se relaje, cierre los ojos y se someta a ejercicios de visualización que le permitan a la mente reafirmar el control sobre el cuerpo simplemente dejando de lado cualquier pensamiento o sentimiento inútil.

Las imágenes guiadas se pueden hacer con un terapeuta, o simplemente escuchando las grabaciones que lo guían a través del proceso en la comodidad de su hogar.

Habla con tu pareja

La comunicación es clave: no trates de ocultar tu disfunción eréctil a tu pareja o evita discutirla por vergüenza. A veces, solo admitir que estás preocupado puede reducir el estrés y la ansiedad que sientes. Recuerde, tu pareja puede estar tan confundida y molesta por esto como lo estás, así que intenta a iniciar una discusión franca y abierta sobre el tema.

Hablar abiertamente con tu pareja puede ayudarte a darte cuenta si algunas de las expectativas que tienes para tí mismo no son realistas. Además, este tipo de comunicación abierta es importante para aumentar la intimidad emocional entre ustedes, lo que puede ayudar a mejorar tu vida sexual.

Reeducate y ajusta tus expectativas

Hay un montón de ideas erróneas inexactas e inútiles sobre el sexo que los hombres somos víctimas. Debido a que los hombres esperan lo imposible de ellos mismos, a menudo desarrollan ansiedad por el rendimiento debido a sentimientos de insuficiencia y culpa. Al contrario de lo que muchos de nosotros creemos, esto es lo que dice la investigación más reciente:

  • el tamaño del pene no es realmente tan importante;
  • la mayoría de las mujeres no tienen un orgasmo durante el sexo con penetración;
  • la estimulación del clítoris es más importante que la penetración cuando se trata de satisfacer el sexo;

los expertos en sexo recomiendan que los hombres con DE psicológica se vuelvan a educar. Al hacer esto, puedes comenzar a reajustar sus expectativas poco realistas sobre ti mismo. Esto puede reducir la ansiedad, lo que te ayudará a recuperar el control de su funcionamiento eréctil.

¿Pensas en tomar una pastilla?

Viagra y Cialis, a pesar de su comercialización agresiva, no son el tratamiento ideal para hombres con impotencia psicológica. Más bien, están producidos para tratar la disfunción eréctil física que está enraizada en un mal funcionamiento del flujo sanguíneo. Para el hombre con impotencia psicológica, es posible que tomar una pastilla no funcione correctamente porque no están abordando las causas psicológicas del problema.

De hecho, un estudio demostró que los hombres que usan estos medicamentos de manera recreativa, cuando en realidad no son necesarios, ¡tienen más probabilidades de desarrollar impotencia psicológica! Por lo tanto, en lugar de gastar dinero, arriesgar la salud física y empeorar la función eréctil, los hombres con impotencia psicológica deberían optar por estrategias de tratamiento que realmente aborden la raíz del problema.

Para resumir las cosas

Hoy más que nunca, la ciencia nos dice que el cuerpo y la mente están estrechamente conectados. No hay una demostración más clara de esto que la disfunción eréctil psicológica. La impotencia psicológica es un barómetro emocional: te dice que hay otras áreas de tu vida que necesitan tu atención.

No ignores las señales que tu cuerpo está enviando: toma medidas y trata tu impotencia psicológica. Habla de eso con su pareja, recibe la consulta de un terapeuta sexual.